3 ago. 2017

Ag(o)sto

Ya nadie viaja por dinero en este gusano de cuatro ruedas. Es agosto y el mundo se ha parado. El centro se ha parado.
El hormiguero se dispersa y huye en hordas hacia las puestas de sol de verdad. A nadie le importa hoy la hormiga reina, ninguno quiere recordar hoy su trono y su pena. Las obreras viven en agosto. Y muchas nunca volverán a morir un septiembre. A gusto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario